La artrosis en una enfermedad crónica que se debe a un “desgaste” en la superficie de las articulaciones, de tal manera que rozan entre sí con el movimiento de la articulación y entonces producen dolor.

Afecta a rodillas, caderas, manos y espalda, principalmente.

Consejos

  • No se deben hacer aquellos ejercicios que produzcan dolor.
  • El ejercicio moderado, 10 a 20 minutos día, como caminar por terreno llano o montar en bicicleta, es bueno para la artrosis de rodilla o de cadera.
  • Los días que tengamos más dolor es conveniente guardar reposo durante 2 ó 3 días.
  • Es necesario no tener sobrepeso, sobretodo para la artrosis de rodilla.
  • En general, la dieta debe ser variada.
  • Use el bastón en el lado sano para ayudarse a caminar.
  • Use calor o frío, lo que le alivie, pero no más de 20-30 minutos al día.
  • Por las mañanas, cuando tiene mayor rigidez y dolor, es conveniente la ducha de agua caliente, con chorro fuerte para dar calor a las articulaciones y masaje local.
  • Utilice zapatos sin mucho tacón y sin cordones para no tener que agacharse.
  • La dieta debe contener leche y sus derivados. Con esto es más que suficiente.
  • Duerma en cama dura y siéntese en sillas de respaldo recto.
  • No mantenga mucho tiempo una postura, no esté mucho tiempo de pie quieto. Evite posturas perjudiciales como estar de rodillas y ponerse en cuclillas.
  • Use el ascensor en lugar de las escaleras.
  • No fuerce las articulaciones, evite los movimientos bruscos.
  • No camine cargado de cosas, use el carro de la compra.
  • Si tiene oportunidad, acuda a un balneario, le permite hacer ejercicio mientras flota sin cargar peso en las articulaciones y le aliviará el dolor.
  • No se automedique. Tome los analgésicos que le mande su médico de cabecera.
  • En la artrosis de las manos, se recomienda el uso de herramientas y utensilios domésticos apropiados. Deben ser de mango ancho y de poco peso.
  • Para no forzar las articulaciones, utilizar ayudas, como abrelatas eléctricos.
  • Debe usarse calzado adecuado. Son recomendables los zapatos elásticos, pero firmes y de materiales no sintéticos.